Ericsson se enfrenta a un posible levantamiento de accionistas en su reunión general anual (AGM) esta semana en medio del descontento por la forma en que la empresa llevó a cabo una investigación sobre los presuntos pagos a terroristas del Estado Islámico en Irak.

El inversionista activista Cevian Capital y el fondo soberano noruego se encuentran entre los que votarán en contra de una moción que limitaría la responsabilidad de los miembros de la junta directiva de Ericsson en el incidente, que salió a la luz el mes pasado.

En 2016, el fabricante sueco de equipos de telecomunicaciones resolvió una investigación del Departamento de Justicia de EE. UU. (DoJ) sobre presuntos pagos en otros cinco países, pero no reveló otra investigación sobre actividad similar en Irak.

Ericsson AG

La compañía admitió que pudo haber realizado pagos a ISIS para obtener acceso a las rutas de transporte en Irak, pero no pudo identificar al destinatario final ni a ningún empleado de Ericsson.

Esta conclusión enfureció tanto a los inversores, dado el impacto negativo en la reputación y el precio de las acciones de Ericsson, como a los Estados Unidos, que sugirieron que la empresa podría haber violado los términos de sus regulaciones de 2016.

Según la ley de sociedades sueca, es habitual que los accionistas aprueben las acciones del director general durante los últimos doce meses. Sin embargo, si un grupo que representa el 10% de los inversores no lo hace, los directores pueden enfrentar acciones legales.

Cevian y otros afirman que Ericsson no fue lo suficientemente transparente en el asunto y, por lo tanto, no pudo tomar una decisión informada al respecto.

Ericsson dijo que haría comentarios después de la AGM, pero en un comunicado la semana pasada enfatizó su apoyo al presidente ejecutivo Börje Ekholm y sus pasos para resolver el problema. Esto incluye el nombramiento de un nuevo director legal para realizar una revisión del proceso e identificar cualquier deficiencia.

“Si bien Ericsson ha tomado medidas significativas desde 2017 para mejorar la cultura de ética y cumplimiento, se están realizando más esfuerzos para ayudar a garantizar que la empresa opere de manera ética y con integridad en todo momento, incluso en lo que respecta a los problemas actuales ante el Departamento de Justicia”, dijo Ronnie. . Léten, Presidente del Consejo de Administración.

«El CEO Börje Ekholm tiene la plena confianza de la junta, no solo para impulsar el desempeño del negocio, sino también para la transformación de la ética y el cumplimiento de la organización, que él sigue liderando».

A través del tiempo

Share This