Hasta el ochenta y tres% de los distribuidores de servicios, fabricantes de equipos y empresas habrán adoptado la tecnología Wi-Fi seis para fines de dos mil veintidos, conforme un nuevo estudio de la Wireless Broadband Association (WBA).

Wi-Fi seis es un cambio generacional en las comunicaciones inalámbricas y se ve como una tecnología complementaria a 5G, incrementando las velocidades, mejorando la capacidad y reduciendo la latencia. Esto asegura un mayor grado de desempeño y fiabilidad, en especial en redes donde múltiples dispositivos compiten por el ancho de banda.

En el ámbito de las telecomunicaciones, los distribuidores van a poder progresar las velocidades de Wi-Fi en el hogar y ofrecer servicios de redes coincidentes que combinan tecnologías fijas y móviles para usuarios y empresas.

Spectrum Wi-Fi 6E

Wi-Fi 6E se expande y se fundamenta en las capacidades de Wi-Fi seis a través de el empleo de fantasma de alto nivel en la banda de seis GHz. Hasta el momento, las pruebas han alcanzado los 2Gps y una latencia baja incesante de 2 milisegundos. Estas peculiaridades hacen que la tecnología inalámbrica sea conveniente para aplicaciones comerciales críticas, de esta forma para casos de empleo que requieren grandes velocidades de datos, como la realidad virtual y aumentada (VR y AR).

La WBA afirma que la estandarización global y el desarrollo del ecosistema de dispositivos son factores clave de adopción. 3 quintas partes (cincuenta y ocho%) de las organizaciones afirman que Wi-Fi seis va a ser esencial o bien fundamental para su estrategia, al tiempo que el cuarenta y uno% de los países ha tolerado la banda de fantasma de 6Hz para Wi-Fi.

No menos de trescientos treinta y ocho millones de dispositivos Wi-Fi 6E ingresarán al mercado este año, y prácticamente el veinte% de todos y cada uno de los envíos de Wi-Fi seis aceptarán seis GHz para dos mil veintidos.

OpenRoaming, que deja una conexión perfecta y segura a puntos de acceso Wi-Fi públicos, asimismo va a ver una mayor adopción, puesto que la atención ya se centra en la próxima gran iteración de Wi-Fi: Wi-Fi siete (802.11ac).

La WBA espera que los primeros dispositivos comerciales Wi-Fi siete lleguen al mercado en dos mil veinticinco.

“A pesar de toda la inseguridad debido a la pandemia, el cincuenta y seis% de los encuestados afirmaron que tenían más confianza que hace un año para invertir en Wi-Fi”, afirmó Tiago Rodrigues, director de la WBA. “Esta confianza asimismo es evidente en el número de miembros de la AMB que participan en múltiples proyectos – un incremento del quince% desde dos mil veinte – y el récord de veinte proyectos en desarrollo o bien ya en marcha.

“Un ejemplo es su gran interés en la convergencia de 5G y Wi-Fi seis, incluyendo la forma en que los operadores móviles pueden aprovechar Wi-Fi como una parte de su estrategia 5G en concepto de aumentar al máximo la cobertura y la capacidad. «

Share This