Spotify y Google se están uniendo para dar a los usuarios de teléfonos inteligentes Android más opciones sobre de qué forma abonar una subscripción premium a la plataforma de música.

A partir de finales de este año, va a poder escoger que el pago se realice a través del propio sistema de Spotify o Google Play Billing, conforme la última publicación del weblog de Spotify. Asimismo se espera que el cambio afecte a otras aplicaciones de renombre, si bien aún no hemos escuchado ningún detalle.

La iniciativa tiene por nombre «Facturación a elección del usuario» y le va a dar la opción de escoger entre dar más a los autores de las aplicaciones que usa o proseguir contribuyendo a la infraestructura de Play Store de Google.

Pero, ¿qué sistema de pago es seguramente el mejor para ?

Análisis: ¿Qué sistema de pago será el mejor?

Dar a la gente más opciones raras veces es algo malo, mas acá verdaderamente se siente tal y como si te estuviesen pidiendo que ponderes dos opciones prácticamente idénticas.

Cuando Epic Games procuró evitar los pagos de Apple App Store y Google Play Store en el móvil de Fortnite, atrajo a los clientes del servicio cobrando menos por los obsequios del juego que si adquirieran a través de un tercero. Desafortunadamente, no aguardamos que ese sea el caso acá, ya que esta es una iniciativa dirigida por Google.

Si Spotify Premium es más económico a través de Spotify que a través de Google Play Store (o a la inversa), no tienes por qué decantarse por la opción más cara.

Entonces, suponiendo que los dos sistemas le cuestan lo mismo al cliente del servicio, ¿cuál es mejor? Si quiere aumentar al máximo la parte de su dinero que va a Spotify, su sistema privado seguramente sea lo mejor.

Pero, por conveniencia, la facturación de Google es seguramente su opción mejor. Debido a que todos los datos de pago de su subscripción se guardan en un sitio, la próxima vez que consiga una nueva tarjeta de débito o crédito, no deberá rememorar dónde se usó; solo actualice su información una vez y sus subscripciones van a ser continuas.

Además, será más fácil supervisar las subscripciones que tiene. No es bastante difícil olvidar que configuró la facturación recurrente para una aplicación que raras veces usa, por lo que al guardar sus subscripciones en un sitio en Google Play, va a poder desplazarse de forma rápida y descubrir lo que paga sin descifrar sus extractos bancarios.

Si el servicio se extiende a otras aplicaciones y servicios, asimismo puede brindarle la posibilidad de abonar recursos digitales sin suministrar los datos de su tarjeta a una plataforma que no conoce.

Sin embargo, del mismo modo que con todas y cada una de las funciones próximas, deberemos aguardar y ver cuánto ahorrará tiempo o dinero la «facturación a elección del usuario» cuando se lance.

Share This