Las empresas se preparan para una oleada de ataques de

En cada uno de ellos de los últimos 3 años, la cantidad de ataques de ransomware ha aumentado en prácticamente una tercera parte a lo largo de la época navideña en comparación con el promedio mensual, conforme nuevos datos de Darktrace.

En su último informe, la firma de ciberseguridad AI insinúa que probablemente las compañías se encaren a una nueva ola de ataques esta temporada navideña, en especial pues dos mil veintiuno fue un año inusual para el ransomware y otras infecciones de software. Darktrace piensa que los ataques de ransomware van a aumentar todavía más esta temporada navideña.

Las empresas pueden aguardar que la mayor parte de los ataques ocurran entre Navidad y Año Nuevo, cuando la mayor parte de los profesionales de la ciberseguridad están de vacaciones. La protección contra ransomware está ahí fuera, apunta Justin Fier, directivo de inteligencia cibernética y análisis de Darktrace: es solo una cuestión de escoger las armas convenientes para la lucha:

“Los líderes empresariales han de saber que existe tecnología que puede identificar y contestar a las primeras señales de advertencia del ransomware antes que los atacantes puedan retener sistemas críticos como rehenes, aun cuando los equipos de seguridad humanos están fuera de la oficina”, afirmó.

¿El ransomware es solo un inconveniente de cifrado?

El ransomware con frecuencia se describe equivocadamente como un inconveniente de cifrado, conforme Fier. En verdad, este es un inconveniente considerablemente más extenso, puesto que los operadores deben hallar una forma de acceder a la red de destino y dedicar cierto tiempo a identificar y filtrar datos valiosos, ya antes de proceder con la encriptación y la demanda de rescate.

Un e-mail malicioso acostumbra a ser el primero de los pasos en un ataque de ransomware, usado por los actores de amenazas para suplantar las credenciales de comienzo de sesión y colarse en internet. Por tal razón, concluye Darktrace, una combinación de seguridad de red y e-mail es vital para detener los ataques de ransomware.

El ransomware nació de una idea simple: cifrar todos y cada uno de los datos en una red objetivo y demandar el pago a cambio de la clave de descifrado. No obstante, desde el momento en que las compañías empezaron a incorporar copias de respaldo en la nube para atenuar la amenaza, el ransomware se ha transformado en un proceso de múltiples pasos en muchos casos: los criminales demandan un pago a cambio de la clave de descifrado, conminan con propagar los datos robados on-line si las peticiones no son DDoS Attack para poner más presionar y intentar amedrentar a las víctimas por teléfono.

Share This