Saltar al contenido

Rackspace es ahora el motel de cucarachas de las plataformas en la nube

Rackspace es ahora el motel de cucarachas de las plataformas
TOP. 1
Rackspace Cloud Third Edition (English Edition)
Rackspace Cloud Third Edition (English Edition)
Blokdyk, Gerardus (Author)
34,19 EUR

Hace mucho que soy entusiasta de Rackspace como plataforma en la nube. En verdad, los aconsejo mucho por su genial seguridad y, en particular, por su genial servicio al usuario y soporte técnico.

En su auge (que incluyó la primera mitad de dos mil veintiuno), el personal de soporte técnico respondió el teléfono en un minuto, fue exageradamente útil, conocedor y prácticamente siempre y en todo momento se tomó el tiempo para comprobar notas de llamadas técnicas precedentes (y dejó notas detalladas para cualquier seguimiento). -arriba). En verdad, cuando uno de nuestros sitios fue atacado por un ataque D-DOS particularmente beligerante y persistente, de inmediato pusieron múltiples equipos en el inconveniente y añadieron software auxiliar hasta el momento en que el ataque se resolvió con 3 días más de retraso.

Pero todo eso cambió en la segunda mitad del año pasado, después de que la empresa anunciase un esencial despido. En un mes, el soporte técnico y la calidad del servicio al usuario se cayeron. Estos son inconvenientes en múltiples departamentos. El personal de soporte, suponiendo que pudiese soportar el tiempo preciso para comunicarse con alguien, no escuchó lo que sucedía, jamás examinó las notas precedentes (suponiendo que las hubiese) y apenas parecía comprender sus servicios.

(A lo largo de un accidente de seguridad, le pregunté a una persona de soporte técnico si podía charlar con alguien sobre seguridad. Afirmó que Rackspace no tenía un departamento de seguridad, lo que fue una sorpresa para el personal de seguridad de Rackspace con el que charlé después).

Sin embargo, lo que por último me desencadenó fue un cambio de e-mail a las tres am que suprimió decenas de miles de mails corporativos. Tan malo como fue, lo habría anulado si la compañía me hubiese dado detalles explícitos sobre lo que sucedió y de qué manera sucedió. Mas no se compartieron detalles significativos, no se ofrecieron excusas. Conque decidí dejar Rackspace y mudarme a otra plataforma en la nube (Pair, que tenía el genial soporte técnico que ofrecía Rackspace, y cuestan mucho menos).

Por desgracia, mi resolución de irme no es el final de la historia. Fue entonces en el momento en que me di cuenta de que estaba atrapado en un motel de cucarachas nublado: los usuarios podían darse de alta, mas el registro de salida era prácticamente imposible. Técnicamente, Rackspace por último dejó que la cuenta se cerrase, mas siguieron cobrándome. (Deseaba que el cierre de la cuenta significara que la facturación se detendría).

Bienvenido al nuevo Rackspace. De esta forma es como fueron las cosas.

Primer paso: califiqué y bloqueé un nuevo lugar en la nube y empecé el largo proceso de trasferir todos y cada uno de los ficheros, actualizar la configuración de DNS, etc., y empecé a probar y regresar a probar. Cuando se comprobó todo, suprimí todo en Rackspace. Parecía la forma más segura.

Segundo paso: me comuniqué con Rackspace, les afirmé que me iba y pedí una factura final y el cierre de mi cuenta. En contestación, me afirmaron que mandarían mi «petición» a un conjunto que se ocupa de estos temas y me notificarían más en unas poquitas semanas.

No sé si eso es lo que Rackspace les afirmó a sus empleados o bien si la persona con la que charlé inventaba cosas. De cualquier forma, era extraño. Es como despedir a un empleado y que le digan: «Consideraré su despido y le informaré si lo apruebo en unas poquitas semanas». O bien procurar romper con alguien y que te digan: “¿Deseas romper conmigo? Me niego. Mas lo voy a pensar y te responderé.

Pregunté si podían dejar de cobrarme y cerrar mi cuenta mientras que decidían. No. Entonces afirmé que pagaría la factura final con tarjeta de crédito y les afirmé que no volviesen a retirar dinero de manera directa de mi cuenta corriente. Ellos están de pacto.

Sospechando, pagué una tarifa a mi banco para bloquear cualquier retiro futuro. Ciertamente, a lo largo de los próximos meses, Rackspace procuró retirar dinero 7 veces.

Pasaron más semanas. Más facturas. No más llamadas telefónicas. Comencé a percibir avisos de vencimiento y quedó claro que habían escogido no cargar la tarjeta de crédito mientras que procuraban cargar reiteradamente la cuenta corriente. Después de múltiples llamadas más frustrantes, por último conseguí contactar a alguien de facturación que de nuevo tomó los datos de mi tarjeta de crédito. (Esta vez en realidad lo cargaron).

Entonces comienzo a percibir más avisos de facturas vencidas. Llamé y charlé con otra persona en Billing y me afirmaron que volverían a llamar al final del día. Absolutamente nadie llamó. Qué shock.

Pensé que había terminado. No estaba.

Las cosas se pusieron todavía más surrealistas. Llamé a Rackspace, solicité de nuevo que me cambiaran a facturación o bien cuentas por cobrar, y me hallé en una charla tan pronto como apareció «Catch-veintidos».

“Parece que esta cuenta ha sido cerrada”, me afirmaron.

“Absolutamente”, respondí. «Debería haberse cerrado hace meses, mas es bueno saber que por último sucedió en el sistema. ¿Me pueden trasferir a facturación? »

«Necesito autenticarte primero».

«Está bien, no hay inconveniente.»

“Pero no puedo autenticarte por el hecho de que la cuenta está cerrada. El sistema no me deja hacer eso.

Ella no me trasfirió, a pesares de que alguien en su puesto me había transferido el día precedente, con lo que solicité un supervisor que fue muy profesional y afable, mas tampoco me trasfirió a la facturación. Por el hecho de que no pudo autentificarme.

Le sugerí a alguien de facturación que me llamase y me ofrecí a darles mi número de teléfono. No pudo aguantarlo, de nuevo basado en la falta de autentificación. Está bien, digo, mas la cuenta tenía quince años, con lo que deseaba asegurarme de que el número todavía era válido. Se negó a decírmelo. Me rendí.

Cuando escuché de alguien, no me afirmaron para qué exactamente era el cargo extra. (Entonces contacté a alguien en Rackspace a fin de que me ayudase a cerrar la cuenta; por último funcionó. Y no, no comentaron sobre los inconvenientes que tuve).

¿El propósito de todo esto? Para recordarle a TI corporativa que haga que sus abogados se concentren en las cláusulas de salida, con sanciones por demoras incorrectas, al negociar su próximo pacto de tecnología, así sea una nube de distribuidor o bien otro servicio de TI.

¿Qué tipo de cláusulas deberían probar? Cubriré eso en mi próxima publicación.

Derechos de autor © dos mil veintidos IDG Communications, Inc.

Share This