Revisión de 2 minutos de Huion Kamvas Pro dieciseis

La Huion Kamvas Pro 16 es una tableta de pantalla gráfica que se dirige al mercado de nivel de entrada para estudiantes, usuarios de tabletas de pantalla novatos o bien sencillamente aquellos con un presupuesto ajustado que desean saltar desde allá. ‘Hardware más viejo y obsoleto.

Si bien hace múltiples años Wacom dominaba el mercado de tabletas gráficas de pantalla con su línea Cintiq (como el mercado de tabletas gráficas por lo general con las líneas de productos Intuos y Bamboo), vemos el surgimiento de una mayor competencia que verdaderamente puede dar a Wacom una ocasión su dinero.

Kamvas Pro dieciseis no debe confundirse con otros productos de la familia Huion con un nombre afín como Kamvas dieciseis (dos mil veintiuno), Kamvas Pro dieciseis (4k) o bien Kamvas Pro dieciseis Premium. Podría decirse que esto es un inconveniente desde el comienzo, mas siempre y cuando conozca las distintas especificaciones (y sus requisitos), no es bastante difícil asegurarse de adquirir el buen producto.

Hay ciertas configuraciones diferentes libres en el sitio de Huion, mas las especificaciones de la tableta son exactamente las mismas con independencia de las opciones que escoja, puesto que solo cambia el adaptador de corriente regional y escogiendo accesorios opcionales. Cabe indicar que el Kamvas Pro dieciseis no viene con un soporte de serie, con lo que si está habituado a trabajar con uno, recuerde escoger la opción «con soporte».

En la caja tienes un guante de artista, un portalápices que contiene diez puntas de repuesto, un paño de limpieza de pantalla, un adaptador de corriente y el lapicero PW517 sin batería, aparte de todos y cada uno de los cables y guías para ti.

Caracteristicas

Aquí están las especificaciones del Huion Kamvas dieciseis Pro:
Tamaño de pantalla: quince con seis pulgadas
Resolución de pantalla: 1920x1080p (Full HD, 16: nueve)
Tipo de pantalla: vidrio laminado esmerilado antirreflectante, IPS
Contraste: 1000: 1
Niveles de presión: 8.192
Gama de colores: ciento veinte% sRGB
Stylus: sin batería,
Puertos: salida HDMI / USB
Peso: uno con treinta y cinco kg (sin soporte)
Dimensiones del producto: cuatrocientos treinta y siete con ocho x doscientos cincuenta y uno con dos x once con cinco mm

El modelo base sin soporte le va a costar € cuatrocientos sesenta y nueve / € trescientos noventa y nueve / AU € seiscientos noventa y nueve, al tiempo que con el soporte incluido ese coste brinca a € cuatrocientos noventa y nueve / € cuatrocientos cuarenta y cinco / AU € setecientos treinta y nueve. Es más asequible que su primordial contrincante, el Wacom Cintiq dieciseis, que cuesta € sesenta y cuatro mil novecientos noventa y cinco / € quinientos veintinueve / AU € novecientos noventa y nueve, si bien existen ligeras diferencias entre los 2 que pueden convencerlo de ignorar ese costo auxiliar y quedarse con Wacom.

El primordial es que Wacom tiene una base de usuarios bastante dedicada, y sus controladores y software tienden a tener pocos inconvenientes y un soporte fabuloso. Dicho esto, las tabletas de pantalla modernas los han alcanzado velozmente y no debe ignorar lo que otras marcas tienen para ofrecer.

El Wacom Cintiq dieciseis tiene patas plegables integradas, al tiempo que el Huion Kamvas Pro dieciseis tiene un soporte opcional (que asimismo se puede poner plano si es preciso). El Wacom Pen asimismo es un tanto mejor que el Huion Pen, mas solo lo apreciará con un ojo entrenado y una dilatada experiencia en el empleo de tabletas gráficas, y el Huion Pen no es una labor bastante difícil de emplear. El Kamvas Pro dieciseis asimismo tiene una mejor cobertura de gama de colores, con un ciento veinte% de sRGB en comparación con el noventa y seis% del Cintiq.

El Huion Kamvas Pro 16 acostado sobre una mesa auxiliar

(Crédito de la imagen: Avenir)

Sin embargo, la mayor ventaja, además del dinero que ahorraría comprando el Kamvas Pro dieciseis, son los botones integrados en el costado de la tableta. Esto quiere decir que no precisa adquirir un teclado macro separado como el Mini Keydial KD100, lo que le deja configurar los comandos que se utilizan con cierta frecuencia en aplicaciones como Adobe Photoshop en los botones programables. Wacom ha dejado botones en sus tabletas de visualización en los últimos tiempos, lo que es una auténtica lástima para las personas que no desean emplear un accesorio separadamente.

Hay 6 botones en el Kamvas Pro dieciseis a los que puede asignar comandos, así como 2 botones adicionales; el superior es el interruptor de encendido y el inferior una tecla de función. Los 2 son un tanto más grandes, mas en cuanto al resto es bastante difícil saberlo si no tiene cuidado, como descubrimos tras apagar la tableta a la mitad del boceto varias veces.

Hubiera sido mejor separar el botón de encendido un tanto más lejos de las otras teclas. Asimismo hay un botón táctil más largo para mudar de pincel, desplazarse y hacer zoom, que puede alternar entre el empleo de la tecla de función, si bien no puede añadir ninguna otra función fuera de estos 3 comandos.

El soporte suministrado con el Huion Kamvas Pro 16

(Crédito de la imagen: Avenir)

De lo opuesto, se puede hacer click en los 6 botones y contestar, y puede poner la tableta en modo «para zurdos», lo que quiere decir que puede tenerlos en el lado derecho en vez del izquierdo. El producto ha de ser más grande por lo general para acomodarlos, de tal modo que no consiga una pantalla de borde a borde, mas no es exageradamente grande para una tableta gráfica de dieciseis pulgadas.

Si está habituado a computadoras portátiles más grandes y tiene una mochila o bien una mochila que puede acomodarlas, esta se ajustará sin inconvenientes y es sorprendentemente ligera, con un peso de solo ciento treinta y cinco kg. Además de los botones, el diseño semeja una tableta de alta gama, con una parte trasera de metal cepillado y sujetes de goma para eludir que la tableta se resbale en las superficies, y asimismo es delgadísima. Donde las tabletas de pantalla más grandes se semejan más a los monitores de computador, están más cerca de un iPad o bien otra tableta.

El bolígrafo, el portalápices y las puntas de repuesto para el Huion Kamvas Pro 16

(Crédito de la imagen: Avenir)

El Huion Kamvas Pro dieciseis empieza a calentarse un tanto tras más o menos una hora de empleo, mas jamás alcanza una temperatura incómoda. La mayoría de ese calor se halla en la parte superior de la pantalla, lo que quiere decir que vas a tener menos inconvenientes si eres diestro, mas si lo mueves en modo zurdo, ese calor va a ir de forma directa a donde tu reposamuñecas. .

Sin embargo, es bastante ineludible con la mayor parte de las tabletas con pantalla, y está lejos de ser la mejor que hemos probado. Huion ha efectuado un enorme trabajo en la administración de las térmicas por lo general, en especial en comparación con ciertos de sus productos más viejos.

El lapicero óptico PW517 es fabuloso, una enorme mejora respecto a los lapiceros ópticos Huion más viejos que requerían una batería para marchar. Por tanto, este lapicero óptico sin batería es más ligero, con 2 botones que son, por defecto, las funciones de click derecho / izquierdo del mouse.

El Wacom Pro Pen dos es un tanto mejor y se ve mejor, mas seremos puntillosos acá. Si emplea un Wacom Cintiq costoso diariamente, apreciará una diferencia, en especial por el hecho de que hay un ligero «flechazo» en el Huion PW517, mas esto apenas se aprecia y no va a ser un inconveniente si es. su primera tableta de visualización.

El logotipo que se muestra en el lateral del Huion Kamvas Pro 16

(Crédito de la imagen: Avenir)

Tuvimos que recalibrar la pantalla cuando arrancamos todo por vez primera, mas no es muy probable que te halles con una tableta que no debas alterar un tanto a fin de que sea perfecta. Puede hacerlo de forma fácil instalando el supervisor Huion.

Hablando de eso, los controladores y el software de Huion han crecido a pasos desmedidos en los últimos tiempos. Wacom siempre y en toda circunstancia ofrece más personalización si lo precisa (lo que le deja asignar grupúsculos de teclado por aplicación, al tiempo que mudar entre aplicaciones quiere decir que deberá alternarlas manualmente con Huion), mas todo se siente muy robusto y simple de emplear. no mostró ningún inconveniente a lo largo de las semanas de prueba de la tableta.

Puede ajustar cosas como la sensibilidad a la presión del lapicero y asignar comandos a los 2 botones del lapicero y a los 6 botones libres en la tableta, mas no existe ninguna opción para crear perfiles, con lo que si emplea diferentes acciones en diferentes aplicaciones, debe aparecer cada vez y cámbielos manualmente, lo que puede resultar un tanto complicado.

Imagen 1 de dos

Los botones superiores del Huion Kamvas Pro 16

(Crédito de la imagen: Futuro) Imagen 2 de 2

Los botones inferiores del Huion Kamvas Pro 16

(Crédito de la imagen: Avenir)

La superficie de Kamvas Pro dieciseis es de vidrio esmerilado, lo que le da una ligera textura afín al papel para dibujar, que es considerablemente más agradable que dibujar sobre una superficie plana y refulgente. El grano es solo ligero, no lo bastante para sentir que pasa la punta del lapicero sobre papel de pule, mas si planea emplear la tableta diariamente, claramente precisará esas puntas de lapicero auxiliares guardadas en el soporte del lapicero con forma de rosquilla.

Usamos la tableta en una computador para juegos bastante robusta (pertrechada con un RTX tres mil setenta Ti, procesador Intel Core i7 de séptima generación y treinta y dos GB de RAM), una computadora portátil Huawei MateBook catorce y una computadora portátil creativa y económica: la Asus VivoBook. No hubo una diferencia notable en el empleo de estos dispositivos, con lo que el hardware requerido va a ser más relevante para las aplicaciones que está ejecutando que la conectividad de la tableta.

El grosor del Huion Kamvas Pro 16

(Crédito de la imagen: Avenir)

La pantalla del Kamvas Pro dieciseis está laminada, lo que quiere decir que no hay espacio entre el vidrio y la superficie LCD debajo. Esto quiere decir que prácticamente no hay paralaje, en otras palabras, el cursor toca la punta del boli, dando una experiencia de dibujo más genuina, lo que le da otra ventaja sobre la Wacom Cintiq dieciseis que no tiene superficie laminada.

Había poquísima variación en las líneas que dibujamos con una regla física, efectivamente nada que no pudiese corregirse ajustando el suavizado de las líneas en la aplicación de ilustración de su elección. El brillo es a la perfección extenso, alcanzando en torno a ciento ochenta nits.

En general, esta es una tableta gráfica fabulosa que equilibra el presupuesto, el tamaño y las peculiaridades para captar un mercado bastante grande. Cualquiera que sea nuevo en el empleo de una tableta de pantalla dedicada no es muy probable que se dé cuenta de las pequeñas críticas, y los veteranos de la industria que han utilizado productos de Wacom a lo largo de años pueden por lo menos querer la tecnología que se ha transformado Huion en una marca contrincante. Si escoge uno, vacilamos que se sienta desilusionado.

Cómpralo si …

La parte trasera del Huion Kamvas Pro 16

(Crédito de la imagen: Avenir)

No lo adquiera si …

Share This