Las palabras «pronunciación» y «acento» son familiares para cualquiera que haya aprendido una lengua extranjera al menos una vez. Averigüemos si hay alguna diferencia entre ellos y cómo trabajarlos para que tu inglés hablado alcance el siguiente nivel.

¿Qué tienen en común un acento y una pizza?

De hecho, el acento y la pronunciación no pueden existir el uno sin el otro. Para que sea más fácil de entender, he aquí un ejemplo:

Imagina que la pronunciación correcta es pizza. Clásico, en masa fina, con mozzarella. Vuelo directo desde Italia. Pero la pizza tiene ingredientes que dependen de la cocina nacional: a algunos les gusta con marisco, a otros con salchichas, y algunos incluso la sirven con piña. Los aderezos pueden compararse con los acentos.

Desde el punto de vista científico, la pronunciación son las reglas básicas de la articulación de los sonidos de una lengua, es decir, la pronunciación normativa correcta de todos los sonidos, mientras que el acento es una pronunciación característica de una determinada localidad o grupo social, la forma en que se pronuncian las palabras o los sonidos individuales. Podemos cometer errores de pronunciación, pero no de acento.

El acento es de la anatomía

El acento, al igual que los ingredientes de la pizza, puede ser o no de su agrado, pero, por desgracia, no puede deshacerse de él por completo. El hecho es que el acento no es sólo el resultado de nuestros esfuerzos, sino también de la biología. Más concretamente, la anatomía. El habla nace gracias a nuestro aparato articulatorio, como se denomina generalmente a la lengua, la laringe, los labios, las cuerdas vocales, el paladar y los dientes. Salvo raras mutaciones genéticas, este conjunto funciona inicialmente igual en todos los humanos. Pero al hablar nuestra lengua materna año tras año, entrenamos ciertos músculos responsables de la pronunciación de determinados sonidos. Cuando empezamos a aprender un nuevo idioma, los músculos se encuentran con un sistema fonético desconocido y no saben qué hacer con él. Por cierto, el acento existe incluso en los recién nacidos: los bebés de distintos países gritan y lloran de forma diferente.

Seguro que ya te has enfadado porque el acento es incurable, pero no: se puede vivir con él, y además muy feliz. En inglés, incluso los no angloparlantes tienen acentos. Los más comunes son el acento americano, irlandés, australiano, canadiense, galés y escocés. Y sólo el 3% de las personas hablan el llamado inglés de referencia – Received Pronunciation (RP).

Cómo mantenerse en forma

No vas a probar una pizza exótica para entender la cultura italiana, ¿verdad? Más bien, optará por una clásica. Lo mismo ocurre con el acento: cuanto más clara sea tu forma de hablar y más suave tu acento, mejor será tu comunicación con otras personas, especialmente con aquellas para las que el idioma tampoco es nativo. Si hablamos ahora de inglés, esas personas en su círculo son probablemente la mayoría.

Trabajar el acento es más fácil cuando se tiene apoyo y un plan de aprendizaje personalizado, ¡porque todos somos diferentes! Descargue el plan gratuito en PDF de Inglés para la Autoexploración y mejore su acento y más allá con nuestros breves cursos de cine en línea, interesantes podcasts y TED Talks.

Pero eso no es todo. También hay muchas otras formas.

Leer versos de expresión

Lee en voz alta poemas con combinaciones complejas de sonidos y notarás un progreso considerable en un par de semanas. Y para mejorar su acento, escuche a hablantes nativos pronunciándolos: encontrará muchos vídeos de este tipo en YouTube. Echa un vistazo a una selección de pronunciaciones efectivas en inglés y vamos a retorcer tu lengua:

  • Red lorry, yellow lorry, red lorry, yellow lorry.
  • Send toast to ten tense stout saints’ ten tall tents.
  • If Stu chews shoes, should Stu choose the shoes he chews?
  • I scream, you scream, we all scream for ice cream!
  • He threw three balls.
  • Fresh fried fish, Fish fresh fried, Fried fish fresh, Fish fried fresh.

Ver programas en inglés

Puedes ir un paso más allá y no sólo ver, sino aprender los diálogos. Encuentra el diálogo adecuado y repítelo después de los personajes varias veces. En el caso de las telenovelas en las que los personajes hablan inglés, podemos darle los siguientes consejos:

  • “The Fifth Estate”: para los fans de la ciberseguridad, el periodismo y Benedict Cumberbatch.
  • Peaky Blinders”: un drama criminal sobre gángsters, juego y venganza, protagonizado por Cillian Murphy.
  • “Misfits”: es la historia de cinco delincuentes juveniles que descubren sus superpoderes tras ser alcanzados por un rayo.

Graba tu discurso en una grabadora

A menudo no nos oímos cuando hablamos. La grabación, en cambio, es diferente: se notan más errores, en los que hay que trabajar.

Escuchar el acento de los demás

Una buena manera de detectar tu acento es escuchar lo que dicen los demás. Por ejemplo, en árabe hay cuatro versiones de un mismo sonido y en chino y vietnamita lo que cuenta es el tono ascendente o descendente. Y el conocido acento francés no existe en absoluto ni entre ingleses, ni polacos, ni chinos. Por eso la gente tendrá acentos diferentes.

Los españoles pronunciamos todas las letras (aunque no sea obligatorio, por ejemplo en la terminación -er) y no nos tragamos los sonidos, a diferencia de, por ejemplo, el francés o el japonés.

Vivir en el extranjero (¡por si acaso!)

En la nueva realidad, éste no es un consejo fácil, pero ¿y si eres aventurero? Si puedes hacerlo, tu acento se verá gravemente afectado. No se derretirá ante tus ojos, pero se reducirá mucho en tu discurso. Pero puede que te toque otra, depende del país. Por ejemplo, Daniel Radcliffe, nacido en Inglaterra, adquirió un acento americano durante su estancia en Estados Unidos. Atención, los acentos son muy pegajosos. ¿Un consejo? Aprender inglés online mediante cursos es una opción muy recomendable.

Sólo tienes que aguantar y relajarte.

Si el acento no quiere desaparecer, tal vez estén bien juntos. El acento tiene sus ventajas: en el extranjero hará que la gente sepa que no es tu lengua materna y te hablarán más claro para asegurarse de que lo entiendes todo.

Pronunciación

Si trabajas tu acento, tu pronunciación mejorará automáticamente. Lo ideal es que también practiques los acentos y las pausas.

En nuestra lengua materna solemos hablar sin pausas entre palabras: el final de la palabra anterior se funde con el principio de la siguiente para que suene suave y natural. Por ejemplo, la letra «r» al final de una palabra en inglés británico no se pronuncia normalmente – [kɑː].

Pero si va seguida de otra palabra que comienza con una vocal, la «r» se pronuncia ([kɑr]), por ejemplo, en la frase «el coche está aquí». Esto le da un sonido más suave.

Otra cosa que vale la pena trabajar en la entonación – los extranjeros son diferentes manera expresiva de hablar, a veces nos parece un poco extraño y demasiado emocional.

Trabajar el acento y la pronunciación es complicado. Lo más importante es recordar que «la práctica hace la perfección, pero nadie es perfecto».

Share This