El uso de cámaras para el resguardo de los bienes, inmuebles e incluso personas, es muy común. Existen distintos tipos de sistemas para hacer esto de manera efectiva, siendo el principal el denominado Videovigilancia CCTV, Closed Circuit Televisión o Circuito Cerrado de Televisión. Con este método se logra el control, supervisión y análisis aleatorio del contenido obtenido, desde uno o varios monitores instalados en una sala de control.

Las cámaras de videovigilancia transmiten una señal a través de una red IP hacia otros equipos en la red, bien sea un computador o un teléfono inteligente. Los protocolos de streaming se convierten en protagonistas, permitiendo la transmisión en tiempo real y con el uso del navegador web de su preferencia. Los vídeos IP se obtienen por medio de redes cableadas o wifi, con mayor calidad y menor costo.

Este artículo te servirá para despejar las dudas que puedan generarse sobre estos temas. Sobre todo, si estás buscando información para adquirir uno de estos y mejorar las condiciones de seguridad con expertos que te ofrezcan equipamiento y aplicaciones de última generación.

¿De qué se trata la Videovigilancia CCTV?

El sistema de Videovigilancia CCTV está compuesto por una serie de equipos que en conjunto son los encargados de controlar y registrar la actividad en determinado espacio. En primer lugar, se encuentran las cámaras; las cuales representan el inicio del proceso, ya que mediante ellas se capturan los hechos. La mayoría incluyen micrófono, y además de eso, poseen un conjunto de características que les dan un uso específico.

Para los que no saben, las cámaras de videovigilancia vienen sin lentes. Por lo tanto, cuando contrates el servicio de instalación debes indicar aspectos como el ángulo mínimo de observación o la intensidad de la luz en el sitio. De esta manera, la imagen del objeto a resguardar será la más idónea. También se incluyen los monitores o televisores, los cuales son los receptores del vídeo.

No obstante, son las grabadoras ubicadas en la posición de control, las que se encargan de hacer las copias de lo captado. En el pasado, estos duplicados se archivaban en cintas, pero con los avances tecnológicos en materia de seguridad, ya se guardan en computadores con gran tamaño de memoria. Otra opción es utilizar servidores o discos duro; todo va a depender de la cantidad de material generado.

Mientras que el dispositivo que permite visualizar varias imágenes en tiempo real, proyectadas en una sola pantalla, es la matriz de vídeo. También se pueden direccionar la salida a varios monitores, la secuencia de aparición, etc. En cuanto a las líneas de transmisión, las señales de vídeos pueden alcanzar hasta 8 MHZ de frecuencia, por lo que se emplean cables coaxiales o UTP.

Ventajas de un sistema de vigilancia con vídeos IP

Accesibilidad

Los vídeos IP representan una serie de ventajas para la aplicación de videovigilancia, que no ofrecen los sistemas de circuito cerrado tradicionales. La primera de ellas es, la posibilidad de tener acceso de manera remota a las cámaras y servidores. Por lo tanto, siempre y cuando tengas autorización, no habrá limitación de tiempo o lugar para saber lo que pasa en el área vigilada. Así que como ya has concluido, puedes prescindir de la sala de control física.

Economía

Por otra parte, el ahorro en materia económica es uno de los más grandes beneficios de la tecnología IP, pues al utilizar internet, muchas veces ya las organizaciones cuentan con ello, así que no se necesita instalación. Cabe destacar que el gasto es mucho menor cuando se opta por la alternativa inalámbrica y el almacenamiento en la nube. De este modo, la inversión es mayoritariamente en las cámaras de red.

Hay otras muchas cualidades de los videos IP sobre la CCTV, como la calidad de la imagen ya que las de red ofrecen una mejor resolución. Sumado a que debido a que no sufren cambios de formato al almacenar o recuperar no pierden nitidez. Paralelamente, se pueden implementar software inteligentes que te ayuden a filtrar eventos o a detectar situaciones irregulares, sin necesidad de estar frente al monitor. En muchos casos, envían notificaciones o activan alarmas.

Aplicaciones más comunes de la videovigilancia CCTV

Dentro del ámbito de la seguridad los vídeos IP tienen muchas aplicaciones. Por ejemplo, en el tránsito, donde se aplican para el reconocimiento de las matrículas, el control del tráfico de vehículos o las unidades de transporte público. En las industrias, las cámaras de vigilancia inspeccionan los procesos o cadenas de producción.

Más recientemente, los organismos de seguridad analizan los rostros de las personas para la detección de sospechosos en espacios públicos; como aeropuertos, plazas, estaciones de servicio, entre otros. Hasta en el contexto doméstico, educativo o laboral, la videovigilancia resulta útil para controlar las relaciones interpersonales.

Como verás el uso de cámaras para vigilancia es muy común. Así que si deseas adquirir uno de estos sistemas, evalúa bien las condiciones del área y tus necesidades. Además contrata con especialistas para que te asesoren sobre el equipamiento que más te conviene.

Share This